¡Llámenos ahora!

91 547 10 94

5 claves para saber que tengo que hacer reformas en mi cocina

Tal vez hayas leído en alguna parte que los expertos recomiendan poner en marcha una reforma integral en una vivienda cada 10 o 15 años, aproximadamente. También que unas estancias están sometidas a mayor desgaste que otras y, por lo tanto, su deterioro puede llegar a producirse con mayor celeridad, lo que exige una intervención rápida y efectiva.

Pero quizás no tengas del todo claro si ha llegado la hora de ponerse manos a la obra. «¿En qué momento debo hacer reformas en mi cocina? ¿Cómo sé que hay que dar luz verde a este proyecto para garantizar las mejores prestaciones y las condiciones óptimas de salubridad y seguridad en esta estancia de mi casa?». Vamos a resolver todas esas dudas.

Sigue leyendo y toma nota de estas cinco claves que te servirán para darte cuenta de que tu cocina necesita un lavado de cara urgente. En algunos casos, la evidencia te resultará abrumadora tras unas pequeñas comprobaciones.

 

Evidencias de que mi cocina necesita una obra con urgencia

 

Ten en cuenta que, junto con el baño, es uno de los lugares de la casa expuesto a un mayor uso. Es una de las zonas importantes, donde vas a pasar buena parte de tu tiempo.

 

También te va a interesar: Reformar mi cocina, ¿cuáles son las claves del momento adecuado?

 

1. Deterioro en mobiliario y otros elementos

En el momento en que empiezan a estropearse algunos electrodomésticos como el horno, el microondas, el frigorífico o la placa vitrocerámica. Cuando te das cuenta de que la puerta de algún mueble de la despensa está rota o tanto el suelo como los azulejos presentan grietas y una suciedad acumulada imposible de eliminar. Es entonces cuando deberías pensar en invertir en una reforma para arreglar cualquiera de esos desperfectos.

2. La instalación eléctrica o de fontanería dan fallos

Otra situación urgente que exige una reforma es cuando se producen fallos tanto en la instalación eléctrica como en la de fontanería. Es un contratiempo que debes solucionar lo antes posible, porque estás expuesto al riesgo de que se produzcan males mayores que incluso podrían afectar a elementos estructurales de tu vivienda. Con el tiempo, este tipo de instalaciones se van quedando obsoletas o el desgaste provoca que su rendimiento empiece a ser defectuoso.

 

 

3. Los techos presentan humedades

Teniendo en cuenta que en la cocina es normal que se produzcan vapores y condensaciones, no sería de extrañar que en algún momento apareciesen humedades en los techos. Tal vez sea consecuencia de no contar con un adecuado sistema de extracción de humos, pero lo cierto es que este desperfecto requiere igualmente determinación. La humedad puede ser causa de enfermedades respiratorias o infecciosas, por lo que tu salud está en juego.

4. Necesita una modernización de estilo y prestaciones

Puede que en tu cocina no hayas observado ninguna de las averías de las que te hemos hablado y su funcionamiento sea el adecuado. Pero quizás hace demasiado tiempo que no renuevas algunos electrodomésticos o que, en este sentido, presenta algunas carencias. Si crees que ha llegado el momento de cambiar el estilo de esta estancia o de incorporar una herramienta de última generación que incremente sus prestaciones, quizás una reforma sea lo más recomendable.

5. Hacen falta cambios en la distribución para aumentar su eficiencia

Aunque parezca un detalle insignificante, la correcta distribución de los elementos de una cocina es clave para aumentar su eficiencia. Si has oído hablar de la teoría del triángulo funcional de trabajo sabrás de lo que estamos hablando. ¿Entiendes que tu cocina necesita un cambio para ganar en espacio y luminosidad y que trabajar en ella te resulte más cómodo? Entonces no queda otra: toca hacer reforma.

¡Presta atención a estos indicios y no dudes en poner en marcha una reforma!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *