¡Llámenos ahora!

91 547 10 94

Reformar mi cocina, ¿cuáles son las claves del momento adecuado?

Reformar mi cocina, ¿cuáles son las claves del momento adecuado?

¿Tengo que reformar mi cocina? Esta es una pregunta frecuente que todos nos hacemos. De hecho, no resulta extraño si tenemos en cuenta que es una las zonas con más desgaste de la casa. Cuando debes cambiar los muebles, esta cuestión vuelve con fuerza renovada: al fin y al cabo es un buen pretexto para acometer un proyecto más grande.

El momento adecuado para reformar una cocina

En las cocinas se encuentra una enorme concentración de objetos, muebles, aparatos, tomas de luz y agua, salidas de humos, etcétera. Con muy pocas incidencias puedes tener el difícil orden cotidiano alterado para unos días. Por eso, una reforma intensiva de esta estancia que sintetiza el hogar resulta, a la larga, una magnífica solución.

Es posible apuntar las siguientes buenas excusas para hacer una renovación completa de una cocina.

1. Reposición de un mueble deteriorado o del que se reclama una nueva funcionalidad. Crear un espacio cómodo para un horno eléctrico, un microondas o un robot de cocina, a veces, obliga a cambiar un poco la disposición anterior. La sustitución produce una alteración local que se debe conjugar con el resto. Así surgen ideas que terminan por hacerse reales en este espacio.

2. La relación cocina-comedor es también una fuente importante de reformas. A veces la simple conexión entre dos estancias para crear una mucho más cómoda y abierta obliga a otras transformaciones. La modificación de la distribución interna de la casa exige, normalmente, permisos y un tiempo de ejecución bastante generoso.

 

El momento adecuado para reformar una cocina

 

3. Las obras necesarias por avería o requerir un nuevo servicio (como una toma eléctrica o de agua). Se presenta como una oportunidad para que se sumen otras mejoras.

4. Querer una nueva distribución de los elementos en la estancia para un empleo más cómodo, rápido y fácil de limpiar. En las viviendas con algunos años, o cuando cambian de propietario, pueden generar incomodidades reiteradas por una forma poco acertada de colocar los materiales de cocina.

 

También te va a interesar: Reformar una cocina en Madrid.

 

5. Nuevos suelos, paredes y techos. Los materiales que cubren la parte superficial de la estancia están sujetos a un fuerte desgaste que el tiempo termina por descubrir. La luminosidad interna de una pieza y la primera impresión que genera viene de esa forma de reaccionar frente a la luz.

6. Un cambio en cierres interiores y ventanales. Apenas hay interferencias, pero es un modo de ahorrar tiempo, en especial, si se están barajando otros trabajos en este espacio.

7. Preparación de una vivienda para el alquiler. En estos casos sueles buscar que la cocina sea polivalente, completa y que los elementos sean fácilmente identificables en un estado registrado como óptimo. Hay que adaptar la estancia para un inquilino genérico que necesite poco tiempo para determinar si le satisface o no.

8. Una cocina personalizada que refleje un estilo de vida. Es justo lo opuesto del punto anterior. Es cuando la cocina se quiere convertir en la carta de presentación de su propietario. Se da cuando buscas un cambio radical a toda la casa para remarcar una nueva etapa en la vida. La cocina es quizás el espacio que más juego da para expresar esta inquietud.

9. Si se parte de una estancia vacía por construcción o compra reciente de la casa, no es propiamente una reforma, pero el modo de abordar esta tarea alejará en el tiempo o acercará posteriores reformas, y también las puede complicar más o menos.

La cocina es un espacio singularizado en una vivienda. Por el tiempo que pasas en ella le corresponde una buena parte de la satisfacción general con la casa. Por eso, las inversiones en la cocina generan siempre ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *