91 547 10 94

¡Llámenos ahora!

91 547 10 94

Reformas en un chalet, planteamientos y decisiones

Un chalet es un tipo de construcción que suele brindar gran prestigio a quienes lo poseen, pero esto implica también un mantenimiento particular si quieres que ese prestigio no desentone con el estado en el cual se encuentra tu propiedad. Por eso, hoy te decimos cuáles son las principales reformas en un chalet, tanto si se dan por el uso y antigüedad de este como si lo acabas de adquirir y te interesa personalizarlo a tu gusto.

También te va a interesar: En qué debemos fijarnos a la hora de contratar una empresa de reformas.

Principales reformas hechas a un chalet

Los chalets son conocidos, entre otras cosas, por sus grandes espacios interiores, por su luminosidad, por el flujo de aire fresco dentro de sus instalaciones, por su espacio exterior (jardines, patios) y, por supuesto, por sus acabados usualmente elegantes, aunque rústicos más que lujosos.

Estas particularidades se pueden mantener, resaltar o crear con las siguientes reformas, pero es aún más importante que te convenzan a ti, pues el conjunto construye una idea de comodidad que, primero que todo, debe satisfacer a sus ocupantes.

  1. Ventanas. Si tienes interés en tener una gran iluminación a la vez que un buen flujo de aire natural, las ventanas, su posición, el cristal y los materiales de los que están hechas son esenciales para lograrlo.
  2. Puertas. Los cierres en general son muy importantes en los chalets. En el caso de las puertas, estas deben ser amplias y preferentemente con grandes espacios de cristal, pero no quiere decir que no sean seguras. Te recomendamos ampliamente el uso de cerramientos de cristal con refuerzos en los marcos. Aprovecha la luz natural, brinda continuidad al espacio y, a la vez, protege tu hogar.
  3. Fachada. Parece mentira, pero la cara principal de un chalet es una de las principales modificaciones que se le hacen. Dijimos que el chalet suele reconocerse como una obra de arquitectura elegante con un diseño rústico; sin embargo, hoy en día es habitual el uso de estos espacios y su adaptación a arquitecturas más contemporáneas.
  4. Escaleras. Suelen ser de madera o tener este elemento en su acabado. Su posición definirá la frecuencia del mantenimiento, pues suele haberlas tanto en el interior como en el exterior de los chalets. No olvidemos que suelen construirse en terrenos naturales no aplanados, incluso escarpados.
  5. Paredes. Otro de los principales cambios que se realizan en un chalet es la reconfiguración de sus interiores. Para lograrlo, es preciso modificar los muros que lo componen. Algunas paredes se cambian de posición, otras se derriban y unas más se recortan. El fin es que elementos como la amplitud y la unidad de las estancias no pierdan armonía.
  6. Exteriores. Suele pensarse la parte de afuera como un todo, aunque se trata de una reforma parcial de la propiedad, es también una reforma integral del exterior. Esto porque los exteriores pueden involucrar jardines y áreas de recreación, albercas, huertos (es común tenerlos hoy en día), patios, cochera y algunas escaleras. Además, el conjunto guarda una relación estrecha con la organización interior debido a las ventanas y cerramientos.
  7. Piso. Los pisos de los chalets, como de cualquier edificación, requieren de un mantenimiento continuo. Ya que lo más habitual es que sean de madera, aunque también hay los de piedras como el mármol, la particular relación del exterior con la zona interna crea un mayor desgaste del piso. Por eso, su reforma suele ser frecuente, sobre todo si no se ha dado el mantenimiento adecuado por un tiempo considerable.

Como puedes ver, un chalet conjuga calidez y frescura, elegancia y funcionalidad, libertad y seguridad, comodidad y limpieza. Todo junto en una propiedad donde las reformas garantizan su durabilidad, belleza y usabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *